rss
email
twitter
facebook

Pulso

Por supuesto que tengo pulso.
Se asemeja a ranas. Se desviste en un absoluto silencio mientras pongo la caldera sobre el fuego.
Por supuesto que pulso tengo. Es un infinito ruido tácito que dibuja hilillos en la radio. Como una campana zen que me advierte y me divierte. Me alimenta y me sostiene.
Por supuesto. Por supuesto que lo llevaría al viaje que quieras. Lo haría infatigable, indoloro y sabroso. Pulso.
Y por supuesto que pulso mi pulso. Hay unas notas coloridas que ganan en constancia, redondean oblicuas el enjambre que me espera. Lo sé. Sé de su secreto infinito los días de lluvia.
Sé de los rincones y las almendras.
Sé de cada madera y del aroma a piel que desmenuzan los dedos del pulso cada domingo amaneciente.
Por supuesto que tengo pulso.
Solo que hoy no lo engendro.

0 toques:

Publicar un comentario

Entonces...